sábado, 9 de junio de 2012

La rosa 2° parte

En la siguiente mañana ella intentaba hablarme con naturalidad pero le resultaba un tanto difícil, cuando toco la campana para el descanso no pensé en nada solo en darle una respuesta a su confesión, tome a Mari de la mano y la lleve al jardín de rosas y le dije que yo también la amaba desde que la vi tan radiante junto a esas rosas que presenciaban ese momento en el que nos encontrábamos... 

 

De sus ojos brotaron lagrimas de alegría ella se entrego a mis brazos y comenzamos a salir. En nuestra clase no sabían como avía pasado pero nos felicitaron y esa persona que un día mensiono que éramos totalmente diferentes dijo que estaba algo celoso porque tome la atención de Mari, el sonrió y nos felicito. tal cual como el día anterior caminamos juntos de regreso a casa pero esta vez con nuestras manos entrelazadas...

 

Yo era tan feliz porque en esos 2 meses que pasaron mi vida avía cambiado y solo quedaba un mes más paraqué las clases terminaran, hablamos y hablamos tanto de regreso a casa y llegamos al punto de separarnos no quería hacerlo sentía que si la dejaba ir no la vería nunca más ella sonrió y dijo hasta aquí llegamos y es hora de separarnos, por segunda vez nuestros labios chocaron ella soltó suavemente mi mano y dijo adiós, pero esta vez no dijo que nos veríamos…

 

Un nuevo día comenzó  iba tan ansioso al colegio solo para verla a ella, salí más temprano de lo habitual en cuanto llegue sentí algo raro y una de mis compañeras se acerco con lagrimas que caían sin parar no supe que pasaba y ella con la voz entrecortada me dijo: ella, Mari sufrió un accidente fue terrible y murió… Quede completamente shokeado no quería creer en ello, sentía que la sangre me hervía y que mi mente en blanco se ponía, de la desesperación corrí rápidamente al jardín de rosa inconscientemente, creí que ella estaría allí esperándome y fue ahí donde me desplome por completo y llore sin consuelo alguno al ver que ella no estaba más, sentí una ligera briza y como si alguien me besara la meguilla rápidamente me di vuelta pero no avía nadie quise creer que fue Mari diciendo adiós a su manera...